Por qué a los hombres con ojos azules les gustan más las mujeres con ojos azules

Mujer moreno – 874498

La fascinación por los pies de mujer habita en Nacho desde que tiene uso de razón. Lo cuenta hoy después de años de silencio, de desechar relaciones en función de lo bellos o no que fuesen sus empeines, del olor, de la presencia de durezas o callos o de la forma de los dedos. Desde hace cinco años no le importa reconocer que es fetichista de pies, y este fin de semana tiene una cita: la fiesta de la Spanish Foot Fetischel mayor encuentro mundial de quienes, como él, sienten excitación al ver, chupar u oler los pies de ellas. El pie perfecto, para Nacho, huele con cierta mesura, tiene los tobillos finos, los dedos bien formados y las uñas lacadas. A sus 44 años, trabaja como recepcionista en un hotel de la Costa del Sol y hace poco que ha empezado una relación con una chica que conoce, entiende y corresponde su fetichismo. No siempre ha sido así.

You’re Temporarily Blocked

Por supuesto, esa impresión que causamos se vuelve especialmente decisiva a la hora de ligar o de buscar la atención del sexo opuesto o del propio: del sexo deseado. Las mujeres cuentan con miles de trucos de estilo y belleza que manejan para determinar su aspecto externo, pero los hombres no se quedan a la zaga. No importa si no eres Brad Pitt o si toda la vida has sido el feo en tu grupo de amigos o el poco ligón entre tus hermanos y primos. Deshazte del vello no deseado Desde aquí tenemos la amabilidad de descubrirte un secreto en el que probablemente nunca te has parado a pensar: el vello de las orejas no es atractivo.

Cambio Ético

Las mujeres cuentan con miles de trucos de estilo y belleza que manejan para determinar su aspecto externo, empero los hombres no se quedan a la zaga. No importa si denial eres Brad Pitt o si toda la vida has sido el deforme en tu grupo de amigos o el poco ligón entre tus hermanos y primos. Deshazte del vello denial deseado Desde aquí tenemos la agrado de descubrirte un secreto en el que probablemente nunca te has empantanado a pensar: el vello de las orejas no es atractivo. Ni el de la nariz.