Visor de obras.

Chica de tus – 632820

Y se le acercó para hacerle fiestas y gestos agradables. Pero el niño, espantado, forcejeaba al acariciarlo la pobre mujer decrépita, llenando la casa con sus aullidos. Una vela chica, temblorosa en el horizonte, imitadora, en su pequeñez y aislamiento, de mi existencia irremediable, melodía monótona de la marejada, todo eso que piensa por mí, o yo por ello -ya que en la grandeza de la divagación el yo presto se pierde-; piensa, digo, pero musical y pintorescamente, sin argucias, sin silogismos, sin deducciones. Tales pensamientos, no obstante, ya salgan de mí, ya surjan de las cosas, presto cobran demasiada intensidad. La energía en el placer crea malestar y sufrimiento positivo. Y ahora la profundidad del cielo me consterna; me exaspera su limpidez. El estudio de la belleza es un duelo en que el artista da gritos de terror antes de caer vencido. El asno, sin ver al gracioso, siguió corriendo con celo hacia donde le llamaba el deber. Toma en ella el alma un baño de pereza aromado de pesar y de deseo.

Prosas profanas y otros poemas / Rubén Darío

En la isla en que detiene su esquife el argonauta del inmortal Ensoñación, donde la eterna pauta de las eternas liras se escucha: -Isla de oro en que el tritón elige su caracol sonoro y la ninfa blanca va a ver el sol -un día 5 se oye un tropel vibrante de fuerza y de armonía. Son los centauros. Cubre la llanura. Les siente la montaña. De lejos, forman son de torrente que cae; su galope al aire que reposa despierta, y estremece la acero del laurel-rosa. Van en galope acompasado. Junto a un fresco boscaje, fachada al gran Oceano, se paran. El paisaje recibe de la urna diurno luz sagrada que el vasto azur suaviza con límpida mirada.

Broche egregio

Mi frances accepted es completo y te puedes andar adonde prefieres porque me Hago expectativas y viajes o puedo guardar en mi apartamento discreto alambrera de sants. Para chicas. Parejas, chicos o transexuales. Dispuesta a todo.