13 novelas eróticas que no puedes perderte

Buscar chica – 129697

Sexualidad Actualizado a: Viernes, 14 Mayo, Las fantasías sobre tener relaciones homosexuales, de forma puntual, no cambian la orientación sexual Ilustración de Miguel Santamarina. Sin embargo, existen preferencias sexuales como pueden ser los fetichesel uso de juegos eróticos e incluso las propias fantasías sexuales que a día de hoy pueden generar malestar o vergüenza. Estos sentimientos ante un pensamiento sexual determinado se deben a la educación, la contradicción que suponen ante su confrontación con los valores propios y las normas sociales, tal y como confirman a CuídatePlus las expertas consultadas. Precisamente, tener pensamientos sexuales con personas del mismo género puede hacer que se planteen cuestiones sobre la orientación sexual o los sentimientos hacia la propia pareja.

Share This Article

Deja volar tu imaginación con estos 13 libros que te recomendamos. Nosotros te las recomendamos todas. La autora incide en el plano emocional de los protagonistas, consiguiendo que el lector conecte emocionalmente con los personajes y se involucre en sus tramas. Lo que iba ser una historia que transcurría en dos libros, actualmente se ha convertido en una saga que ya va por su octava entrega. Esta colección podría describirse como un adventure movie policíaco erótico con tintes sadomasoquistas. Mira al frente, Cleo — le ordenó-.

1. “Mi elección” Elisabet Benavent

La cruz profana: Que mi pareja esté amarrada a algo como una Alzada de San Andrés de rodillas y que 50 tipos le hagan bukake mientras que nuestra compañera de juegos la limpia con su lengua. Empero en mi fantasía, soy la niñita de un hombre fuerte mayor que yo. Él me viste con gala de niña y me dice lo que debo hacer, me felicita cuando soy una niña buena y me castiga cuando me porto mal. Él me quiere y yo lo adoro. También me encantaría hacer todo tipo de juegos de edad, incluso actuar el papel de su nenita, completamente indefensa y dedicada a él, cheat pañales, chupete y todo. Todo macho que quiera puede usarme para obrar, ya sea sexualmente o para evacuar o defecar.