Las edades del amor

Conocer jovenes en – 792452

Pero al margen de esto, los científicos han pretendido estudiar la base de la conducta de algunas personas que tienen unos deseos sexuales poco comunes y en general no aceptados socialmente. Se trata de las llamadas parafiliasun término que sustituyó al de perversiones sexuales hace años, y que se utiliza para referirse a unas pautas recurrentes de conducta en las que es necesario acudir a una serie de objetos, rituales y situaciones poco usuales para obtener la satisfacción sexual completa. Por eso, se reconoce que la mayoría de las personas normales pueden mostrar inclinaciones hacia ciertos objetos, situaciones o rituales, pero que esto no supone un comportamiento parafílico, ya que «una persona parafílica destaca por la insistencia y la exclusividad con que su sexualidad se centra en las acciones u objetos en cuestión, sin los cuales el orgasmo suele ser imposible de alcanzar», tal como escriben James Butcher, Susan Mineka y Jill Hooley en « Psicología Clínica ». Imprescindibles para sentir placer Es decir, tal como aclara Antoni Bolinches, las parafilias se caracterizan en que «sustituyen a la forma normativa aceptada socialmente de obtener placer», al mismo tiempo que la persona sabe que ese comportamiento no es bueno para ella. Y no hay que confundirlas con situaciones de sexualidad «normal» en la que se introducen estímulos suplementarios que no resultan imprescindibles para la obtención de placer. De hecho, hay quienes consideran que las parafilias pueden considerarse como psicopatologías en algunas ocasiones, hay otros que en ciertos casos se inclinarían por hablar de preferencias sexuales y dejar fuera de la definición las influencias judiciales o morales, y hay algunos que introducen elementos como el consentimiento entre adultos o el daño producido a terceros. Pero reconoce que «el índice de éxito es bajo» y que hace falta que el afectado esté muy concienciado de que quiere corregir eso. En todo caso, recomienda acudir a un médico y sexólogo muy especializado, que pueda proporcionar apoyo farmacológico para lidiar con la angustia que pueden generar las parafilias en esas situaciones. En primer lugar, «casi todas las personas con parafilias son varones», aunque, por ejemplo, el masoquismo se observa tanto entre hombres como entre mujeres.

De entradas

Te lo montas con tu jefe en su despacho, con un extraño o con tu exnovio. Mientras dormimos, nuestra mente funciona de manera compleja. Deseos, anhelos, inseguridades o simples casualidades se cruzan y dan lugar a sueños un tanto extraños y calientes. La experta en relaciones y psicóloga Marianne Vicelich arroja luz sobre este guión que tanto interés despierta. El alucinación podría significar que deseas volver cheat él o ella. El hecho de que te lo montes con tu ex en sueños puede significar una advertencia de tu subconsciente para que no repitas los mismos errores en futuras relaciones. No obstante, advierte Vicelich, el sueño podría ser tan alone un mero enamoramiento ficticio, como poco que sabes que no puedes adeudar en tu día a día. Puede ser una manera de liberar los deseos sexuales reprimidos o la falta de satisfacción sexual que tienes en tu vida. El desconocido con el que te acuestas también podría representar un cambio o una nueva oportunidad que podría aparecer en tu vida; o la incertidumbre sobre el lejano.

Entradas recientes

Hemos recogido testimonios de distintas generaciones para comprobar cómo evolucionan Piergiorgio M. Podría ser un resumen de cómo evolucionan las relaciones amorosas a lo largo de la vida. No cabe achares de que, en el ser benigno, las expectativas sobre el amor advance guard cambiando con el paso del tiempo. Dicen —sociólogos reputados como Francesco Alberoni, por ejemplo— que el enamoramiento entre hombre y mujer tiene los días contados y que paulatinamente deja aforo al amor propiamente dicho, considerado como el resultado de un proceso de construcción a base de esfuerzo, confianza y respeto, un sentimiento que faceta el tejido esencial de las amistades humanas. Esta es la tesis oficial, pero, cuando se habla de amor, los matices nunca son suficientes.