No había hecho ejercicio nunca llevo en Pilates dos meses y así ha cambiado : para bien mi cuerpo

Chica buen – 207521

Y es que, cuando entrenas de forma constante siguiendo una rutina, lo que quieres, sobre todo si eres chica, es definir musculatura y no ganar volumen. Te lo explicaré en los siguientes puntos. No cometas excesos nutricionales, no elimines los carbohidratos ni hagas una dieta excesivamente hipocalórica. También trata de evitar comer lo mismo con demasiada frecuencia, lo que puede provocar cansancio y hastío emocional. No olvides que los ayunos excesivos son la antesala de los atracones. No te pierdas: 5 sesiones distintas para correr en la cinta Olvida las series largas. Muchas chicas creen que la mejor manera de marcar la musculatura es levantar poco peso y aumentar las repeticiones llegando a hacer series de hasta 40 y 50 repeticiones, pero esto no es correcto. El trabajo de eliminación de grasa viene con la dieta, con el aumento metabólico y con el cardio, pero no con series largas. A pesar de todo no debemos olvidar que el descanso entre las series es importante y fundamental si lo que queremos es un óptimo trabajo muscular, ya que es un momento en el que las fibras se van a recuperar del esfuerzo realizado mediante la oxigenación.

MÁS SOBRE ESTE TEMA PARA:

Ya en las clases de gimnasia del colegio sacaba buenas notas, las extraescolares relacionadas con la actividad física jamás fueron para mí y eso que mis padres lo intentaron. Me apuntaron a gimnasia rítmica con 7 abriles, pensando que al ser delgadita haría un buen papel pero pronto desistieron al ver mi escasa flexibilidad y falta de coordinación. Era lo que siempre se ha conocido como un pato mareado. Con los dos días a la semana que iba a clases de inglés y las carreras que me pegaba por el jardín con mis amigos, les pareció aprobado. Nunca he notado el subidón de energía del que hablan mis compañeras que sí que hacen ejercicio. En mi caso, tengo machacado el trapecio derecho y las cervicales de la postura que tengo al coger el ratón del ordenador. La solución a este problema siempre ha sido la misma: calmantes para el dolor y algunas sesiones con el fisioterapeuta, y me funcionaba, pero lo que yo necesitaba no era acabar con el dolor sino reeducar mi cuerpo para dejar de adoptar estas posturas que me estaban haciendo daño.