Visor de obras.

Conocer mujeres millonarias – 413200

Y es que, si no tienes ganas de notar miembros viriles en tu viril esfínter, obviamente, la cosa no va a funcionar. O al menos, probar una vez. Para que no digan que no lo has probado todo en esta vida. Si el conjuro lo haces mientras escuchas un single de Madonna al revés y te bebes la sangre de siete vírgenes, tiene el doble de efectividad.

Prosas profanas y otros poemas / Rubén Darío

Mírenme si no, con mi mejor gala recién planchado, camisa de un lechoso inmaculado, corbata con el nudo bien ajustado, zapatos lustrados hasta parecer espejos Entonces oí esa carcajada dantesca que lo ocupó todo, noté mi badana erizarse, mis ojos abrirse.. Atropellé a mis fantasmas gemelos con dificultad y conseguí salir de allí, todos mis miedos siguieron riendo hasta que recuperé el silencio. No sabia como habia llegado hasta esta parte de la ciudad y es que llevaba una temporada abusando en exceso del alpiste. Se trataba de una zona alternativo con todos los males que nuestra sociedad nos brinda. Tenía una batiburrillo de miedo y resaca porque había escuchado desde chaval miles de historias sobre heroina, putas y problemas. LLegué a unas doscientas pulsaciones al bifurcación del puente y creí ver a un taxi que se acercaba. Me subí en él y ahí se acabo todo. Me prometí seriamente denial volver a abusar del alcohol.

Conocer mujeres millonarias – 363676

El mundo | Los microrrelatos

En la isla en que detiene su esquife el argonauta del inmortal Ensoñación, donde la eterna pauta de las eternas liras se escucha: -Isla de oro en que el tritón elige su caracol sonoro y la ninfa blanca va a ver el sol -un día 5 se oye un tropel vibrante de fuerza y de armonía. Son los centauros. Cubre la llanura.